jueves, 18 de julio de 2013

El Surf y yo

Soy una negada para los deportes, lo reconozco, yo no nací con esa habilidad, yo nací torpe y hay que quererme igual, lo que pasa que la gente se cree que lo digo por decir, y luego pasa lo que pasa...

En mi antiguo blog ya conté mi gran experiencia con el Snowboard, que aquí la dejo por si a alguien le apetece subirse un poco el ego leyendo mis peripecias. Pero como no me doy por vencida (algún deporte se me tiene que dar bien por estadística ya) yo lo sigo intentando, esta vez paso a relatar mi experiencia con el Surf.

Desde pequeña el Surf siempre ha sido un deporte que me ha llamado la atención (me gustan los deportes con tablas sí), también intenté practicar Skimboard que ahora está bastante de moda, yo sólo adelanto que no es tan fácil como parece, que aunque lo practiquen también niños (malditos niños, por qué me fiaré siempre de ellos) los hostiones te los pegas igual. Pero bueno, hoy el tema es el surf.

El caso es que P tiene una tabla de surf de estas que se supone que son para principiantes, que no sé yo, igual es que yo aún soy un nivel más inferior a eso... 
Total que nos fuimos a la playa un día que había algo de olas. Yo como siempre estaba súper emocionada, yo me emociono en seguida con todo, también se me pasa en seguida cuando veo que soy una negada, pero soy como una niña pequeña cuando me ilusiona algo.

Desde la arena me dio unas lecciones básicas de lo que tenía que hacer una vez estuviera en el agua, todo muy bien, así que nos metemos con la tabla en el agua.

Para empezar, remar a contra corriente es una coñazo, sobre todo cuando te comes todas las olas porque la tabla (al ser de principiantes) es más gorda y no se hunde para pasar la ola por debajo. Pero lo conseguí, una vez en la zona de calma llega el momento de sentarte en la tabla a esperar una ola que te consiga arrastrar luego. 

Sentarte en la tabla... qué fácil parece, eh? ¡pues no es tan fácil! que la tabla se desequilibra y cuesta cogerle el truco, pero bueno, no tardo mucho en desbloquear el logro. Ahora sólo queda esperar un poco hasta lanzarte a una ola con suficiente potencia como para que te lleve, que es cuando empieza lo chulo del deporte.

Lo veo a lo lejos, empieza a levantarse lo que será la ola que me lleve como a una sirena... Giro la tabla, me tumbo y empiezo a remar, cojo la ola, me pongo de un salto de pie como P me había enseñado y me deslizo como una profesional... 
Ya... 
Esa es la imagen que tenía yo de mí con el surf, la realidad es que la ola me arrastra sólo un poco (por no remar lo suficiente) y yo sigo tumbada porque para nada me veo capaz de ponerme de pie de un salto con la tabla en movimiento (bueno ni parada, para qué engañarnos).

Total que al final vuelvo a remar otra vez mar adentro, porque aún no me he dado por vencida, eso llega un poco después, cuando ya llevo unos cuantos intentos, la playa empieza a llenarse de gente y yo empiezo a notar que mi sentido del ridículo comienza a llegar al límite del día... 
Pero ese momento decisivo aún no ha llegado, llega en el momento en el que decido coger una 'buena ola'. Esta vez voy decidida, remo bastante para que la ola pueda impulsarme bien, y por fin veo el momento de ponerme de pie, así que apoyo las manos con firmeza en la tabla para ponerme de pie y en ese momento se hunde el morro (¡¿pero no se suponía que al ser una tabla de principiantes no se hundía?!) así que me voy de cabeza al agua, la tabla sale por detrás de mí y al salir yo del agua desorientada me golpea en la cabeza, ahí, ahí llega el momento de ridículo máximo del día... 
Me giro por si con suerte P no me ha visto, pero ahí está, partiéndose de risa. 

Así que tiro la toalla, y decido que un golpe en la cabeza, una marca en la pierna provocada por la quilla de la tabla (que aún tengo, no puedo decir que el surf no me ha dejado marca) y mi dignidad en el fondo del mar, son suficientes para acabar el día de surf por el momento, y ya otro día iré más mentalizada. 




9 comentarios:

  1. Jajaj, hombre, es que pretender ponerte de pie el primer día quizás era un poco exagerado.
    Yo sí sé hacer surf (A ver, tampoco soy profesional, pero de vez en cuando me gusta "coger olas", aunque cada vez tenga menos la posibilidad), pero me acuerdo que cuando empecé (era bastante pequeña), tardé días en ponerme de pie y meterme con olas grandes.
    Con los skis y el snow soy la persona más torpe del mundo. De hecho, fui a esquiar con el colegio y me caí de espaldas por una pista roja (mi primera bajada) y nada, obviamente me caí, me hice mucho daño y el resto del viaje no fue menos desastroso que el principio.
    Muá.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me dijeron que ponerte de pie el primer día era bastante factible, así que yo iba super confianza en mi don natural para el surf jajaja
      No, ahora que ya sé que no es tan fácil iré un poco más preparada para la próxima.
      Un beso!

      Eliminar
  2. JAJAJAJAJAJAJAJA qué retranca tienes. Me acuerdo lo de aquel post, el snowboard cuando te fuiste con tu novio a la nieve, me reí mogollón por cómo lo contabas, a pesar de ser una gran putada te lo tomaste con mucha filosofía, otra persona ni lo habría contado (hay que saber reírse de uno mismo). Ay los niños, de esos no te fíes que aprenden a toda pastilla. Ya nos contarás tus progresos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre he sido de la opinión de que no se trata de lo que te pasa, si no de cómo te tomas lo que te pasa, así que intento tomarme las cosas con humor (bueno no siempre he tenido esa mentalidad, pero es algo que he aprendido con los años, y es cierto), es algo que veo indispensable.
      Y ya se sabe eso de que para poder reírte de los demás primero hay que aprender a reírse de uno mismo ;)

      Lo de la nieve la verdad es que fue un momento chungo, porque lo pasé realmente mal una buena temporada, pero aún así nunca hay que dejar de lado el humor, porque CASI todo tiene su lado positivo.

      Eliminar
    2. Por tanto eres una persona inteligente.

      Eliminar
  3. jajajaja al menos lo intentas! yo ya me quedaría en la orilla mirando a otros como lo hacen xD Yo también soy una negada para los deportes. Mal de muchos, consuelo de tontos? Se que no, pero bueno... quizás algún día te sorprendes a ti misma y das con el bueno, quien sabe! jajaj
    un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. P siempre dice que se puede tener un don natural para cualquier cosa, y que si no lo intentas, no lo descubrirás.
      Él lo dice a modo coña (aunque lo lleva a cabo) y para animarme a hacer cosas de las que a veces no me atrevo, pero en realidad es cierto ¿cómo sabes que algo no es lo tuyo si no lo intentas?
      Yo soy de las que de normal si algo no le sale se da por vencida, pero parece que ahora estoy cambiando mi filosofía de vida. Y me gusta.
      Un beso!

      Eliminar
  4. Pues yo nunca he practicado surf y creo que sería mucho más torpe que tu porque para empezar, si no veo lo que hay debajo no me fio de nada XD

    besoteS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja bueno, todo depende de lo sucia que esté el agua ;)

      Eliminar